Sergio Gálvez – Jamones navideños.

14 dic 2012

Locales

Martinelli sale en defensa de Gálvez por la compra de jamones

Getzalette Reyes / José González Pinilla

DE PRENSA.COM

internet@prensa.com English version

LA PRENSA/Archivo

Martinelli y Sergio Gálvez

Ricardo Martinelli junto a Sergio Gálvez.

Notas relacionadas:

El gobernante de Panamá, Ricardo Martinelli, defendió este viernes, 14 de diciembre, al presidente de la Asamblea Nacional, Sergio Chello Gálvez, quien es criticado por la oposición tras la compra de 30 mil jamones con dinero público para entregar en su circuito (8-7).

“Chello ha gastado plata en jamones para dárselos a su pueblo”, dijo el mandatario durante una actividad oficial en La Chorrera.

El Presidente sostuvo que “hay otros [políticos] que en el pasado y el presente no hacen nada… las partidas se las cogían para ellos”.

De acuerdo con el gobernante, el diputado Gálvez invierte su partida y donaciones que recibe “producto de su esfuerzo” a favor de su pueblo “y creo que eso es muy loable”.

“Pueden decir lo que quieran de Chello, pero es un diputado trabajador que lo quieren en su circuito, un diputado que está pendiente de su pueblo”, agregó Martinelli.

‘EN RÍO ABAJO QUEREMOS JAMONES’

El representante de Río Abajo, Javier Ortega, cuestionó este viernes que su colega de El Chorrillo, Sergio Gálvez, haya comprado –con fondos públicos– un total de 30 mil jamones, los cuales entregó a residentes de su circuito electoral (8-7).

“En Río Abajo, mi gente también necesita jamones”, comentó Ortega. A su vez, el edil del Partido Revolucuionario Democrático se preguntó cómo pudo ser posible que Gálvez, también presidente de la Asamblea Nacional, sacara de su junta comunal un millón de dólares y pudiera repartir estos jamones.

Ortega dijo que si éste hubiera sido su caso enseguida le cae encima la Contraloría General de la República. Pero “nadie lo revisa a él”, dijo el edil de Río Abajo. “Nadie busca la manera de investigarlo… ¿cómo se puede hacer eso?”.

Comentó que si bien es cierto está contento por la entrega de jamones en El Chorrillo, Ortega afirmó que otros puntos de la capital necesitan este tipo de aportes, como Curundú, Pedregal y Parque Lefevre.

En declaraciones a RPC Radio, Ortega criticó también que los oficialistas de Cambio Democrático regalen casas, carros, línea blanca en los sectores que representan “y no pasa nada”. Sin embargo, los opositores “no tenemos dinero” para hacer lo mismo.

Ayer, el presidente de la Asamblea, Sergio Gálvez, aseguró que nada frenará la entrega de regalos a sus electores, luego de que se revelara que los 30 mil jamones que repartió a los habitantes de su circuito se pagaron con fondos estatales. Esto representó 675 mil dólares al erario público.

Javier Ortega

LA PRENSA/ArchivoJavier Ortega dijo que otros sectores de la capital necesitan los aportes que hacen los oficialistas.

Panorama  15 dic 2012 La Prensa

presidente martinelli le da espaldarazo a gálvez

Jamones, precios y política

Los 30 mil jamones que compró el diputado Sergio Gálvez con fondos públicos levantan una disputa política en la que el Mandatario interviene.

isidro rodríguez

irodriguez@prensa.com

jamones

santa ana. El presidente de la Asamblea y diputado de Cambio Democrático (CD), Sergio Gálvez, siguió ayer repartiendo jamones en su circuito electoral. LA PRENSA/Ana Rentería

El presidente, Ricardo Martinelli, defendió ayer al diputado de su partido Cambio Democrático (CD) Sergio Chello Gálvez, quien es criticado por comprar 30 mil jamones con dinero público para entregarlos en su circuito electoral.

Gálvez, que también es representante del corregimiento de El Chorrillo, regaló a residentes de su circuito electoral [8-7, que comprende San Felipe, Santa Ana, Calidonia, Curundú, Ancón, Bella Vista, Betania y Pueblo Nuevo] jamones que fueron pagados con fondos públicos y costaron $675 mil.

Según Martinelli, Gálvez ha gastado plata en jamones para dárselos a su pueblo, tras agregar que “hay otros [políticos] que en el pasado y el presente no hacen nada. Las partidas se las cogían para ellos”.

Gálvez el pasado jueves en conferencia de prensa, en vez de aclarar las dudas que surgieron a raíz de la compra de 30 mil jamones, se dedicó a eludir las preguntas en ese sentido y en cambio, arremetió contra periodistas y medios de comunicación.

De acuerdo con el gobernante, el diputado Gálvez invierte su partida y donaciones que recibe “producto de su esfuerzo” a favor de su pueblo “y creo que eso es muy loable”.

“Pueden decir lo que quieran de Chello, pero es un diputado trabajador que lo quieren en su circuito, un diputado que está pendiente de su pueblo”, agregó Martinelli en un acto público en La Chorrera.

“La entrega de jamones la paga Dios; el hombre no paga obra”, respondió Gálvez ante los cuestionamientos para que revelara de dónde salió el dinero para la compra de los 30 mil jamones.

La junta comunal de El Chorrillo, a cargo de Keira Navarro, suplente de Gálvez, a través de un proceso de licitación abreviada hizo la compra de los 30 mi jamones a Proveedora Táchira S.A., según consta en PanamaCompra.

En el pliego de cargos que se usó para la adquisición de los productos, esta junta comunal expresa textualmente: “Suministro de 30 mil jamones de cerdo ahumado tipo picnic con hueso de 10 libras cada uno, con un margen de tolerancia de 10% para ser distribuidos entre las familias de los sectores más necesitados del circuito 8-7”.

Proveedora Táchira S.A. fue la misma compañía a la que la Asamblea Nacional le compró mil 500 jamones y mil 500 pavos, de forma directa, a $49 mil y $46 mil, respectivamente, para ser distribuidos entre sus funcionarios.

Jamones, diversidad de precios

Julio Ábrego, director del Instituto de Mercadeo Agropecuario (IMA), anunció ayer en TVN, que la entidad venderá jamones americanos de 8 y 10 libras a B/. 17.00 (17 dólares) en la feria libre que se instalará a partir de hoy en el estadio Rommel Fernández.

Ábrego dijo que los jamones no están subsidiados, sino que el IMA los compró a buen precio y calidad, y estarán más baratos que en el mercado donde se venden a B/. 28.00. Habrá disponibles 5 mil jamones precisó.

La compra que hizo el diputado Gálvez, según el pliego de cargos, fueron jamones picnic también de 10 libras, pero a un precio superior a lo que dispondrá el IMA en su feria libre. Cada jamón picnic de 10 libras que compró Gálvez tendría un precio de $22.50 aproximadamente.

En tanto, la empresa Kiener tiene este mismo jamón picnic de 10 libras a $28.50, según consultas que hizo este medio.

Intermediarios

Proveedora Táchira S.A. es la intermediaria que le compró a la Corporación Internacional de Alimentos, S.A. los 30 mil jamones que el diputado oficialista Sergio Gálvez pagó con fondos públicos por el orden de $675 mil.

La última vez que la Corporación Internacional de Alimentos, S.A. importó jamones fue en abril de 2012; el monto fue de $65 mil, incluyendo el impuesto de importación. Fueron 830 cajas de jamones (3 mil 500), de 10 libras cada uno. Su procedencia es de Estados Unidos con fecha de vencimiento de 2013.

Proveedora Táchira S.A., según información del Registro Público, fue creada en 2002 y fue registrada en 2004. Su presidenta y representante legal es Reina Aracelys Antón Canto; su tesorero es Felipe García Solís, y su secretario es Jervacio Santos.

Piden castigo

El exmagistrado del Tribunal Electoral Gerardo Solís manifestó que por ser Gálvez diputado, quien lo debe investigar es la Corte Suprema de Justicia.

No obstante, el también exfiscal electoral dijo que se hace necesario que la Fiscalía Electoral, para tranquilidad ciudadana, investigue a los representantes de corregimiento y alcaldes que están actuando de la misma manera que Gálvez, “para que estos funcionarios vayan limitándose, sabiendo que hay límites que no deben cruzar”.

Indicó que si los funcionarios saben que se exponen al escarnio de un proceso penal por utilizar bienes y recursos oficiales para beneficiar su imagen –sobretodo los que aspiran a ser candidatos–, deben limitar esas actuaciones.

Solís consideró que si la Fiscalía Electoral hace una investigación objetiva e imparcial y comprueba que se cometió un delito, debe sancionar.

La Fiscalía Electoral, por su parte, argumenta de que no puede investigar de oficio a Gálvez por ser un diputado.

Cambio constitucional

Por su parte, el diputado panameñista José Isabel Blandón manifestó que para evitar que las partidas circuitales sean utilizadas para fomentar el clientelismo político, debe haber un cambio en la forma cómo se eligen a los diputados.

A juicio de Blandón se hace necesario la modificación a través de la Constitución de las circunscripciones electorales, es decir, que los diputados sean electos por provincia y no por circuitos.

Además, propone de que se eliminen las partidas, se le resten poderes al Ejecutivo, haya más descentralización y más fiscalización a la Asamblea Nacional.

Según Blandón, mientras no ocurran estos cambios constitucionales, la Contraloría General de la República tiene que jugar su rol de ente fiscalizador, que le confiere la Constitución.

Entre tanto, el diputado por el Partido Revolucionario Democrático José Luis Fábrega coincidió con Blandón en que para que haya una mejor fiscalización del dinero del Estado, la Contraloría debe ser un ente realmente independiente y ficalizador.

“La señora contralora [Gioconda de Bianchini] viene de las empresas de Ricardo Martinelli y no hay independencia y hay una sumisión de la Contraloría hacia el Presidente”, afirmó.

Al igual que Blandón, Fábrega considera que si se eligen a los diputados por provincia, se les haría más difícil hacer este tipo de donaciones, lo que frenaría el clientelismo político. (Con información de Irene Hernández y Carlos Alberto Vargas).

ENFOQUE

Hay que poner fin a la forma de hacer política

Carlos Gasnell*
panorama@prensa.com

Opinión. Si el Estado quiere tener como política pública repartir jamones en Navidad a personas de escasos recursos, está bien, pero esto debería hacerse con criterios de equidad regional. Lo que no puede ser es que se repartan jamones sin analizar a quiénes se les entregan, sin controles reales, y principalmente en los circuitos electorales de los políticos allegados al gobierno.

Lo racional en un estado de derecho es que las partidas presupuestarias tengan fines específicos y respondan a una política pública.

Esta forma de hacer política regalando abiertamente bienes de consumo debería estar expresamente prohibida por la ley. Una cosa es regalar artículos de propaganda política para que el votante se identifique con su candidato, y otra muy diferente es rifar carros, neveras, estufas y entregar bolsas de comida, y peor es cuando estos bienes se pagan de forma directa o indirecta con recursos del Estado.

*Vicepresidente ejecutivo de Transparencia Internacional (TI) Capítulo de Panamá.

´Yo también quiero repartir jamones´: Ortega

Las críticas de la oposición por esta compra de jamones con fondos públicos continúan.

El concejal por el Partido Revolucionario Democrático (PRD) Javier Ortega sostuvo que con la actuación del diputado y representante de El Chorrillo, Sergio Gálvez, queda demostrado la inequidad que se da en la distribución de los recursos del Estado.

“Yo quiero repartir jamones en Río Abajo, porque mi comunidad está jodida también, pero ¿cómo lo hago? ¿con qué plata lo voy hacer?”, se lamentó Ortega. Manifestó que en Río Abajo, su gente también necesita jamones. El edil se preguntó cómo pudo ser posible que Gálvez, también presidente de la Asamblea Nacional, sacara de su junta comunal la cantidad de dinero para comprar los jamones.

Manifestó que “si vienes del gobierno y si eres tránsfuga recibes billete, pero como eres de la oposición no te dan nada y revisan y fiscalizan todo, pero Chello puede hacer lo que le da la gana, es un impoluto”. Dijo que si hubiera sido su caso, enseguida “le cae encima” la Contraloría General de la República.

En tanto, el diputado Gálvez le respondió ayer al concejal Ortega. Le recomendó que para que tenga dinero para comprar jamones a través de su junta comunal, que ahorre y suspenda los constantes viajes que hace a España y Nueva York.

Gálvez agradeció el espaldarazo que le dio ayer el presidente Martinelli por la compra de los jamones para repartirlos en su circuito.

Precisó que hasta la fecha ha repartido 16 mil de los 30 mil jamones que compró. Indicó que le tomará una semana más, regalar el resto.

ISIDRO RODRÍGUEZ

 

 

 

 

19 dic 2012 La Prensa   Panorama

uso de fondos públicos

Demanda y reunión por los jamones

Sergio Gálvez fue demandado en la Corte por la compra de los jamones y la bancada de CD analiza el escándalo con Martinelli.

Rubén Polanco isidro rodrÍguez

panorama@prensa.com

jamon sg

PLAN. El diputado oficialista Sergio Gálvez ha dicho que el que ´no da, no va´. Hace pocos días entregó 30 mil jamones a los electores de su circuito. LA PRENSA/Bienvenido Velasco

Miembros del grupo Juventud 2000 de Arraiján presentaron en la Corte Suprema de Justicia una demanda penal por el delito de peculado contra el presidente de la Asamblea Nacional, Sergio Gálvez, a quien señalan por la compra de más de 30 mil jamones, pagados con $675 mil del erario.

En la denuncia, a la que tuvo acceso este diario, se indica que los jamones fueron adquiridos con fondos de la junta comunal de El Chorrillo y repartidos en todo el circuito 8-7.

“Presumimos que las personas que recibieron estos jamones están inscritas en el partido Cambio Democrático y no son las más necesitadas del circuito”, destaca el documento.

Luis González, uno de los integrantes del grupo, manifestó que piden cárcel “para ese funcionario que usa nuestros impuestos para hacer proselitismo político en un determinado distrito. Este servidor público, que se ha dedicado a burlarse de los periodistas, del pueblo de Colón y de la Iglesia al usar el nombre de Dios, debe ser castigado con cárcel”, dijo.

A su vez, José Luis Galloway, abogado de la agrupación, explicó que en la compra y reparto de los jamones se configura un caso de malversación de fondos públicos.

En tanto, el secretario general de la Asamblea, Wigberto Quintero, respondió que la compra de jamones siempre se ha hecho a través de las juntas comunales y alegó que Gálvez tiene tres sombreros: “representante de corregimiento, concejal de todo el distrito y miembro del Consejo Provincial”.

Este diario llamó en varias ocasiones al celular del diputado Gálvez, pero no respondió.

Reunión con bancada

En horas de la mañana de ayer, la bancada oficialista de Cambio Democrático, partido al que pertenece Gálvez, se reunió en la Presidencia de la República con el mandatario, Ricardo Martinelli.

Según fuentes consultadas, en el encuentro se analizaron las críticas por la entrega de jamones en esta temporada navideña.

Los diputados presentes solo se limitaron a decir que fue una reunión en donde “reinó la camaradería”. Mientras que otros plantearon que solo se trató de un desayuno navideño.

Martinelli solicitó a la bancada oficialista que apoye a Chello Gálvez ante las críticas por los jamones, confirmó una fuente del Palacio.

A la reunión asistieron Ricardo Valencia, Francisco Alemán, Carlos Afú, Héctor Aparicio, Raúl Hernández, Víctor Juliao y Abraham Martínez.

Además de los diputados, en el área solo se observó al administrador de la Autoridad de Turismo de Panamá, Salomón Shamah.

Siguen críticas

Ayer siguieron las críticas por la compra de jamones por parte de la junta comunal de El Chorrillo, a cargo de Keira Navarro, a la Proveedora Táchira S.A., tras un proceso de licitación abreviada el pasado 28 de noviembre, según consta en documentos publicados en PanamaCompra.

El concejal de Río Abajo, Javier Ortega, volvió a cuestionar la compra de 30 mil jamones a través de una junta comunal de un corregimiento en el que no vive esa cantidad de personas.

Por su parte, el diputado panameñista José Luis Varela denunció que, por medio del Ministerio de Economía y Finanzas, y “sin ninguna discreción” se está asignando dinero para utilizarlo en proselitismo político.

Comentó que “en el caso de Chello, en un día de jamones dio lo que en cinco años tuve de partida circuital en el gobierno pasado”.

Añadió que a los diputados de oposición, los chantajean. “Me presionan, no me dan partidas”, dijo.

Además, cuestionó al Programa de Ayuda Nacional, porque precandidatos a puestos de elección popular mencionan, públicamente, que han recibido bolsas de esa entidad para regalar en actividades proselitistas.

Varela criticó el pobre papel de la Contraloría General de la República y de la Fiscalía Electoral que no investigan este escándalo.

Manifestó que el fiscal electoral, Eduardo Peñaloza, debería renunciar a su cargo, pues salió de las filas del oficialista Cambio Democrático, por lo que no investiga las denuncias contra los miembros de ese colectivo.

El diputado hizo un llamado a la población para que vote a conciencia en los próximos comicios de 2014, a pesar de los regalos que hacen los oficialistas.

Distribución equitativa

El Municipio de Panamá informó ayer que asignó $7.5 millones a las 21 juntas comunales de la capital, lo que equivale a $350 mil para cada despacho de estos gobiernos locales.

Para el presupuesto de 2013, las juntas comunales administrarán igual cantidad de fondos que 2012, debido al rechazo de los concejales al presupuesto de 2013, presentado por la alcaldesa de la capital, Roxana Méndez.

( Con información de Irene Hernández).

preguntas

 

 

20 dic 2012

Panorama

fondos públicos

Conflicto de interés en compra de jamón

La junta comunal de El Chorrillo nombró en la comisión evaluadora a un delegado de la empresa a la que le adjudicó el negocio de los jamones.

SANTIAGO CUMBRERA

scumbrera@prensa.com

Notas relacionadas:

En contradicción con la Ley 22 de 2006 –que rige las contrataciones públicas–, la junta comunal de El Chorrillo le compró 30 mil jamones por 675 mil dólares a Proveedora Táchira, S.A. cuyo representante en esta licitación también actuó como miembro de la comisión evaluadora que aprobó la adquisición del producto.

La licitación abreviada se hizo el 28 de noviembre y, un día antes, la presidenta y representante legal de la empresa, Reyna Antón Canto, delegó en Omar Guerra Montiel la representación de Proveedora Táchira, S.A.

Guerra Montiel, a su vez, fue designado por la junta comunal de El Chorrillo –a cargo de Keira Navarro– como miembro de la comisión evaluadora que votó a favor de la propuesta de Proveedora Táchira, S.A.

La Ley 22 dispone en su artículo 48, que regula el procedimiento de las licitaciones abreviadas, que: “inmediatamente después de levantada el acta, se remitirá el expediente, que contiene las propuestas de los participantes, a una comisión verificadora o evaluadora, que deberá ser previamente constituida por la entidad licitante…” .

Guerra Montiel y Antón Canto están vinculados comercialmente con el exmilitante del Partido Panameñista Camilo De La Guardia, cuyo hijo –Julio De La Guardia– fue designado por este gobierno como embajador de Panamá en la India.

Camilo De La Guardia –que evadió una entrevista con este medio– es amigo de Gabriel De Janón, militante del Molirena. En 2009, ambos eran directivos del hoy desaparecido partido Vanguardia Moral de la Patria y fueron fustigados por Guillermo Endara (q.e.p.d.), quien los acusó de haberse plegado “a los ofrecimientos” de su contendor Ricardo Martinelli.

(Con información de Isidro Rodríguez y Eduardo Mendoza)

 

 

 

21 dic 2012 Panorama

UN REGALO POLÉMICO

Negocio de Navidad en la Asamblea

Un alto funcionario de la Asamblea Nacional aparece en una empresa cuya dirección física corresponde a la sociedad que vendió los 30 mil jamones a la Asamblea.

SANTIAGO CUMBRERA

scumbrera@prensa.com

navidad

COSTOS. La junta comunal de El Chorrillo pagó $22.50 por cada jamón de 10 libras que regaló Gálvez. LA PRENSA/Ana Rentería

La dirección física y el número telefónico que aparecen en los documentos que entregó a la junta comunal de El Chorrillo, Proveedora Táchira, S.A. (que vendió 30 mil jamones por un monto de 675 mil dólares), corresponden a una sociedad identificada con el nombre de Inmobiliaria No 1., S.A.

Según el Registro Público, esta sociedad la preside el político Camilo De La Guardia. Pero De La Guardia no solo es empresario, también es funcionario de la Asamblea Nacional que preside el diputado oficialista Sergio Chello Gálvez, quien repartió la semana pasada los 30 mil jamones a electores de su circuito.

De La Guardia es subdirector de Administración y Finanzas de la Asamblea Nacional, según consta en el Nodo de Transparencia actualizado al 18 de diciembre de 2012 (ver facsímil).

El funcionario devenga un salario mensual de $3 mil 500 y fue nombrado dos meses después de que el diputado y representante de El Chorrillo, Sergio Gálvez, fue elegido como presidente de la Asamblea Nacional (el pasado 1 de julio).

Proveedora Táchira, S.A. –que, como se dijo, tiene su sede en una empresa del subdirector de Administración y Finanzas de la Asamblea Nacional– es la misma que el pasado 12 de noviembre también le vendió (por $95 mil y de forma directa) mil 500 pavos y mil 500 jamones a la Asamblea Nacional para ser distribuidos entre sus funcionarios.

Es decir, esta empresa ha hecho negocios por un monto de 770 mil dólares bajo la administración de Gálvez.

Este diario llamó ayer a Inmobiliaria No 1., S.A. para contactar a la asistente de De La Guardia, y la recepcionista comunicó que el caso [de los jamones] lo manejaría Ana Carrillo, quien no se encontraba. Dos horas después, la recepcionista informó que allí no laboraba ninguna persona con el nombre de Ana Carrillo y colgó inmediatamente.

Ni De La Guardia –exmilitante del Partido Panameñista– ni el diputado Gálvez –a quien se le dejaron varios mensajes en su celular– respondieron las llamadas de este diario.

En Inmobiliaria No 1., S.A. aparece como tesorero Julio De La Guardia Arrocha –hijo de Camilo De La Guardia–, designado por Ricardo Martinelli como embajador de Panamá en la India. El diplomático abandonó las filas panameñistas en diciembre de 2008 para inscribirse en el oficialista Cambio Democrático (CD), partido en el que milita Gálvez.

De La Guardia Arrocha también es directivo de sociedades junto con Gabriel De Janón –militante del Molirena– según consta en el Registro Público. Por ejemplo, ambos son dignatarios de la empresa Carnes de Brasil, S.A. constituida el 22 de noviembre de 2010.

Además, en Inmobiliaria No.1, S.A. fue presidenta Michelle Guerra Sáez, hija de Omar Guerra Montiel, representante de Proveedora Táchira, S.A. en la licitación abreviada que convocó el pasado 28 de noviembre la junta comunal de El Chorrillo para comprar los 30 mil jamones.

Guerra Montiel, al tiempo que vendía los jamones, fue miembro de la comisión evaluadora que dio su “voto favorable” a la calidad del producto ofertado [jamones de cerdo ahumado picnic] que ofertó su empresa: Proveedora Táchira, S.A.

Ayer, el abogado Ernesto Cedeño, especialista en el tema de contrataciones Públicas, reiteró en su cuenta de Twitter que: “la administradora de la junta comunal de El Chorrillo que adjudicó la licitación puede estar en problemas porque ignoró puntos de la Ley 22” de Contrataciones Públicas.

Según el portal de PanamáCompra, Proveedora Táchira, S.A. –intermediaria en este negocio– le compró los jamones a Corporación Internacional de Alimentos, S.A. Uno de sus suscriptores es el abogado Claudio Lacayo Álvarez, militante del Molirena y exsecretario general de ese colectivo oficialista.

De Corporación Internacional de Alimentos fue secretario Régulo Franceschi Fonseca, exdirectivo del Molirena y actual subjefe de Auditoría Interna del Instituto Nacional de Formación Profesional y Capacitación para el Desarrollo (Inadeh).

 

 

 

 

22 dic 2012 Panorama

Además del jamón, hubo otros negocios

La junta comunal de El Chorrillo ha comprado miles de bolsas de comida a una empresa vinculada a un funcionario de la Asamblea Nacional.

Santiago Cumbrera

scumbrera@prensa.com

reparto

política. Sergio Gálvez repartió los jamones en su circuito electoral, donde busca reelegirse. LA PRENSA/Archivo

Notas relacionadas:

La junta comunal de El Chorrillo gastó entre 2010 y 2012 casi un millón de dólares en bolsas de comida para ser distribuidas entre familias de “escasos recursos económicos” de ese corregimiento, según consta en el portal de PanamáCompra.

La empresa que se alzó con este jugoso negocio fue Oregon International, S.A. que tiene nexos con el empresario Camilo De La Guardia, actual subdirector de Administración y Finanzas de la Asamblea Nacional, nombrado por la administración del diputado Sergio Chello Gálvez.

De La Guardia, además, es directivo de una empresa en la que tiene su sede Proveedora Táchira, S.A., sociedad que le vendió 30 mil jamones por 675 mil dólares a la junta comunal de El Chorrillo, y que repartió entre sus electores el diputado y concejal de El Chorrillo, Chello Gálvez.

Otra empresa proveedora de la junta comunal de El Chorrillo –Oregon International, S.A.– así como Proveedora Táchira, S.A. tienen en común, además del mismo número telefónico, que sus directores están vinculados con De La Guardia.

Según PanamáCompra, los contratos adjudicados a ambas sociedades supera el 1.7 millón de dólares y son exclusivamente con la junta comunal de El Chorrillo.

En entrevista telefónica, De La Guardia dijo ayer que su relación con Oregon International, S.A. es de “hace mucho tiempo”, pero se negó a responder otras preguntas, según dijo, por instrucción de su abogado.

Panorama

FUNCIONARIO VINCULADO A OTRA compañía PROVEEDORA

Bolsas de comida, el otro negocio

Empresas relacionadas con un alto funcionario de la Asamblea han hecho negocios por casi $1.7 millón con la junta comunal de El Chorrillo.

SANTIAGO CUMBRERA

scumbrera@prensa.com

Camilo De La Guardia

Camilo De La Guardia

El empresario Camilo De La Guardia –subdirector de Administración y Finanzas de la Asamblea Nacional, nombrado bajo la administración del diputado Sergio Chello Gálvez– ha hecho fructíferos negocios con la junta comunal de El Chorrillo, a la que vendió decenas de miles de bolsas de comida.

Una empresa en la que De La Guardia es dignatario también, es la sede de Proveedora Táchira, S.A. que en noviembre pasado le vendió 30 mil jamones –por un monto de 675 mil dólares– a la junta comunal de El Chorrillo, para ser repartidos por Gálvez en su circuito electoral 8-7, que comprende Bella Vista, San Felipe, Santa Ana, Calidonia, Curundú, Ancón, Betania y Pueblo Nuevo.

Pero De La Guardia, además, está vinculado a Oregon International, S.A. que entre 2010 y 2012 vendió a la misma junta comunal casi un millón de dólares en bolsas de comida para ser distribuidas entre familias de “escasos recursos económicos”.

La junta comunal justifica estas compras así: “el alto porcentaje de familias que residen en el corregimiento de El Chorrillo, que no cuenta con un trabajo fijo que le permita obtener un ingreso económico, por lo cual consciente de esta situación se cree oportuno donarle una bolsa de comida que sirva de aliciente a su difícil situación social” [sic].

El propio diputado Gálvez ha participado como miembro de la comisión evaluadora –encargada de aprobar o rechazar las ofertas– de varias de estas compras, hechas mediante licitación pública (ver facsímil).

Gálvez, dos meses después de ser elegido presidente de la Asamblea Nacional, nombró a De La Guardia –exmilitante del Partido Panameñista y amigo personal de Gabriel De Janón (Molirena)– subdirector de Administración y Finanzas, con un salario mensual de 3 mil 500 dólares.

Solo dos días después del nombramiento de De La Guardia en la Asamblea, Oregon International, S.A. –que le otorgó un poder general a De La Guardia en 2005 para celebrar todo tipo de contratos– le vendió a la junta comunal de El Chorrillo mil 200 bolsas de comida por 29 mil 268 dólares, lo que equivale a 24.39 dólares por cada una.

En el portal de PanamáCompra se consigna un total de ocho actos públicos convocados por el Municipio de Panamá para proveer a la junta comunal de El Chorrillo –bajo el concepto de “proyecto nutricional”– bolsas de comida confeccionadas en sacos de polipropileno laminado con agarradera.

Estos son los únicos actos relacionados con la provisión de alimentos en los que aparece esta compañía. Todas las convocatorias han tenido un común denominador: el único oferente ha sido Oregon International, S.A. que por ese servicio ha facturado 975 mil 820 dólares.

Proveedora Táchira, S.A. y Oregon International, S.A. han realizado transacciones con la junta comunal de El Chorrillo por más de 1.7 millón de dólares, de los cuales 775 mil dólares fueron facturados después de que De La Guardia fue nombrado por Gálvez como funcionario de la Asamblea.

´UNa FAMILIA MUY unida´

En Oregon International, S.A. –que tiene el mismo número telefónico que Proveedora Táchira, S.A. e Inmobiliaria No.1, S.A. (que preside De La Guardia)– también aparece Rosa Antón Canto y Omar Guerra Montiel, quienes gestionaron la venta de los 30 mil jamones que Gálvez pagó con fondos públicos (ver gráfica).

Guerra Montiel, a la vez que representaba a Proveedora Táchira, S.A. en la licitación de los jamones, era miembro de la comisión evaluadora que votó a favor de la compra a su empresa.

Guerra Montiel fue nombrado en la comisión evaluadora por la junta comunal de El Chorrillo, a cargo de Keira Navarro, designación esta que riñe con la Ley 22 de 2006 de contrataciones públicas.

Según el Registro Público, la última reunión de accionistas que convocó Oregon International, S.A. fue hace menos de un mes –el 30 de noviembre pasado– para hacer cambios en su junta de directores.

Ese día se eligió a Rosa Sáez de Guerra –esposa de Omar Guerra Montiel– como presidenta y representante legal de la sociedad.

Además, la hija de ambos –Michelle Guerra Sáez– fue presidenta de Inmobiliaria No.1, S.A. ubicada en Parque Lefevre, calle segunda, que –como ya se dijo– preside De La Guardia y cuya dirección es la misma que Proveedora Táchira, S.A.

También figura en Oregon International, S.A. Mirta De La Guardia, hija de Camilo De La Guardia. El hijo de este, Julio De La Guardia, fue nombrado por este gobierno embajador de Panamá en la India.

Este medio llamó ayer a Camilo De La Guardia para que explicara estas contrataciones, pero se negó a hacerlo: “Mi relación y la de mi familia con Oregon es de hace bastante tiempo… Por instrucciones de mi abogado, no tengo por qué responderle”, dijo el empresario y colgó de inmediato el teléfono.

En el último año, esta compañía pasó de vender “pavipollos” a jamones picnic a la junta comunal de El Chorrillo. En mayo de 2012, la junta pagó a Oregon International, S.A. 20 dólares con 28 centésimos por un jamón picnic doble ahumado congelado, con un peso de unas nueve libras, marca Caroline Pride, procedente de Estados Unidos. Siete meses después, el jamón de la misma marca aumentó una libra y fue vendido por Proveedora Táchira, S.A. a 22 dólares con 50 centésimos.

Empresa polifacética

Oregon International, S.A. no solo vende productos alimenticios a la junta comunal de El Chorrillo. El sitio de PanamáCompra también revela que la Caja de Seguro Social le ha adjudicado, al menos, dos actos públicos relacionados con el mantenimiento del sistema de aire acondicionado de las policlínicas J.J. Vallarino, ubicada en Panamá, y Horacio Díaz Gómez, en Veraguas.

El monto de ambas adjudicaciones superan los 50 mil dólares y el servicio que debió prestar Oregon International, S.A. fue desmontar compresores y revisar componentes internos del sistema de enfriamiento.

Concejales se quejan por falta de recursos

Sorprendidos. Así se mostraron algunos concejales del distrito de Panamá al conocer que las autoridades de la junta comunal de El Chorrillo se gastaron –entre 2010 y 2012– casi 2 millones de dólares en la compra de alimentos para ser distribuidos entre sus electores.

“Ese señor [Sergio Gálvez] no ha realizado ninguna obra en su comunidad”, expresó el representante de Río Abajo, Javier Ortega, aludiendo a que las partidas que tiene el concejal Gálvez las usa para regalar alimentos.

Ortega aceptó que anualmente su junta comunal –al igual que la de los 21 corregimientos del distrito capital– recibe 398 mil dólares en tres partidas para hacer obras en sus comunidades, es decir, para inversiones.

También reveló que reciben 45 mil dólares para el renglón de funcionamiento, con los que pagan los gastos de las instalaciones y planilla.

Su colega del corregimiento de Las Cumbres, Quibián Panay, coincidió con Ortega en que su junta comunal recibe 398 mil dólares para inversiones y 45 mil dólares para funcionamiento. “No tenemos la facilidad [que tiene Gálvez] porque en Las Cumbres hay muchos problemas de infraestructuras”, comentó el concejal Panay.

Mientras que los representantes de Bella Vista y Juan Díaz, Ricardo Domínguez y Javier Sucre, respectivamente, concuerdan en que no hay un presupuesto y ningún renglón específico para la compra de bolsas de comida para las juntas comunales.

“Nosotros las compramos con los fondos que nos dan para funcionamiento mensual”, afirmó Domínguez.

Sucre fue enfático al señalar que, a él, este gobierno no le ha dado ninguna bolsa de comida para repartir. “Las que se han obsequiado, se han comprado con los fondos de funcionamiento de la junta comunal, donde al final hay que ver si queda algún dinero”, explicó Sucre. “A los representantes [que pertenecen al] gobierno sí les están dando un montón de bolsas de comida y no sé a quiénes más, pero a mí nada”, dijo Sucre.

Eduardo Mendoza

 

 Sergio Gálvez

Sergio Gálvez

 

 

 

 

27 di 2012  Panorama

Vía Rápida

Fiscalía Electoral aclara que no puede investigar a Gálvez

Eduardo Mendoza

COMUNICADO. Luego de la denuncia que surgió contra el diputado oficialista Sergio Gálvez, por la compra de 30 mil jamones, la Fiscalía Electoral se pronunció. La entidad emitió ayer un comunicado aclarando que no es su competencia investigar al diputado, e incluso citó artículos del Código Judicial sobre que las denuncias o querellas que se promuevan contra los diputados principales o suplentes de la Asamblea Nacional, se deben presentar ante la Secretaría General de la Corte Suprema de Justicia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *