La ruta del dinero conduce hasta Pérez Balladares

millones. Durante su gestión, el ex presidente Ernesto Pérez Balladares privatizó la industria del juego. LA PRENSA/Archivo

 

Logo_LP_296x63-web

http://www.prensa.com/politica/ruta-dinero-conduce-Perez-Balladares_0_2626987403.html

LUCKY GAMES, UNA EMPRESA QUE FUE FAVORECIDA CON UN CONTRATO DIRECTO EN 1996, EN EL CENTRO DE LA POLÉMICA

La ruta del dinero conduce hasta Pérez Balladares

Una investigación atraviesa una compleja red de sociedades, cuentas, testaferros y evidencia manejos poco claros en una concesión de juegos de azar.

TEMAS:

millones. Durante su gestión, el ex presidente Ernesto Pérez Balladares privatizó la industria del juego. LA PRENSA/Archivomillones. Durante su gestión, el ex presidente Ernesto Pérez Balladares privatizó la industria del juego. LA PRENSA/Archivo
millones. Durante su gestión, el ex presidente Ernesto Pérez Balladares privatizó la industria del juego. LA PRENSA/Archivo

Lucky Games S.A. es una sociedad que fue favorecida con una concesión directa para operar salas de máquinas tragamonedas durante el gobierno de Ernesto Pérez Balladares.

Los dignatarios de Lucky Games, a su vez, depositaron cientos de miles de dolares recibidos por la empresa en una segunda cuenta bancaria abierta por Shelf Holding Inc., un sociedad vinculada al ex presidente de la República (1994-99).

Carlos González Carrasquilla –presidente y supuesto accionista único de Lucky Games– es un total desconocido en la industria del juegos de azar. Igual ocurre con Samuel Camarena Valdez, quien lo sucedió en el cargo, y es el conductor de Enrique Pretelt, yerno de Pérez Balladares. Ambos fueron los que depositaron el dinero a la cuenta de Shelf Holding Inc., sociedad operada por una persona de extrema confianza del ex jefe de Estado: el argentino Ricardo Caputo.

Caputo trabaja para el ex presidente desde hace más de una década y realiza trámites bancarios en las cuentas personales de Pérez Balladares y su esposa, Dora Boyd. Durante la Presidencia del ex jefe de Estado, Caputo también manejó más de 200 mil dolares de los fondos discrecionales de la Presidencia, según datos a los que ha tenido acceso La Prensa.

Aparte de enviar dinero a través de Shelf Holding Inc. –que en los últimos años movió unos ocho millones de dólares por la banca–, Lucky Games envió fondos a otra sociedad vinculada con el “Toro”. Pérez Balladares prefirió no hacer comentarios ayer sobre el contenido de la investigación de La Prensa, pero, a través de su vocera, Catia Rojas, aclaró que “todo el proceso de privatización que incluyen las adjudicaciones y concesiones administrativas se realizaron con apego a la ley”.

VEA Pérez Balladares, un presidente con suerte

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Logo_LP_296x63-web

Panamá, lunes 30 de noviembre de 2009

http://www.prensa.com/politica/sociedades-triangularon-fondos_0_2715478589.html

COMPLEJAS OPERACIONES FINANCIERAS PERMITIERON QUE UN GRUPO DE SOCIEDADES ANÓNIMAS DESVIARA FONDOS DEL JUEGO DE AZAR A SHELF HOLDING INC.

Otras sociedades triangularon fondos

A través de las sociedades Joyas del Mundo S.A., Kestel Management Inc. y Pty Adventure Inc. se triangulaban dólares salidos de las empresas de juegos Lucky Games S.A. y Gaming & Services de Panamá, que a nivel local controlan el negocio de las máquinas tragamonedas. Los bancos implicados, los firmantes, los bufetes de abogados y los millones de dólares son parte de la trama que lograron construir con paciencia los hombres del ex presidente Ernesto Pérez Balladares.

TEMAS:

LEJOS. El ex mandatario se encuentra en Europa desde hace varias semanas.La Prensa /Archivo

Nada fue librado al azar. O a la suerte de una moneda que ingresa en una máquina con la esperanza de que la pantalla arroje tres signos idénticos. Sin embargo, a pesar del cálculo certero, esta vez la moneda dejó rastros.

Shelf Holding Inc., la sociedad que maneja el ex presidente Ernesto Pérez Balladares, no solo recibió dinero directamente de Lucky Games S.A. sino que también alimentó su cuenta bancaria a través de un grupo de sociedades locales que trianguló dinero proveniente del juego.

La operación financiera era compleja: Lucky Games S.A. y Gaming & Services de Panamá enviaban fondos a terceras sociedades, y luego estas desviaban el dinero hacia Shelf Holding Inc. Aparte de la sociedad Pty Adventure Inc., dentro de la maniobra están involucradas otras dos sociedades: Kestel Management Inc. y Joyas del Mundo S.A.

Así lo revelan registros bancarios que fueron entregados a La Prensa por fuentes de entero crédito y verificados por investigaciones periodísticas que le siguen la pista al dinero del juego que terminó en una cuenta bancaria manejada por el ex jefe de Estado.

¿Cómo se repartían el dinero? ¿Quiénes son los titulares de esas sociedades anónimas? ¿Con qué bancos locales operaban?

.Pty Adventure Inc.

El bufete de abogados Infante & Pérez Almillano inscribió la sociedad en el Registro Público el 29 de mayo de 2002, según documentación oficial. Los directivos de la sociedad son empleados del bufete que lidera Héctor Infante, letrado que históricamente defendió a Pérez Balladares en litigios judiciales.

La sociedad abrió una cuenta corriente en el desaparecido Primer Banco del Istmo (Banistmo) el 12 de diciembre de 2002. A esa cuenta Lucky Games S.A. giró unos 60 mil dólares mensuales durante un largo período de tiempo, según registros bancarios.

También la empresa Gaming & Services de Panamá –cuyo accionista mayoritario y operador es la filial local de la multinacional española CIRSA– envió dinero a esa sociedad. Así, los fondos “del juego” se acumulaban en la cuenta cuya firma autorizada estaba en poder de dos personas: Henry Mong Woo –un contador próximo al entorno de Pérez Balladares según fuentes cercanas al ex mandatario– y Tomas Humberto González de la Barrera.

Ellos eran los encargados de tramitar el reparto mensual de fondos: un cheque de 5 mil dólares a nombre de Roosevelt Lito Thayer, otro por el doble a nombre de la sociedad Grupo Granate S.A. –cuyo presidente es Enrique Pretelt– y un último cheque a nombre de Shelf Holding Inc. por casi 34 mil dólares.

La cifra del reparto se repetía con la exactitud de un reloj.

Según información que presentó ante Banistmo –y a la que accedió La Prensa– Pty Adventure Inc. se dedicaba a diferentes “inversiones”. La sociedad se encuentra en la mira del Ministerio Público y es parte de las investigaciones por supuesto blanqueo de capitales que lleva adelante la Fiscalía Especial contra la Delincuencia Organizada que maneja el fiscal José Ayú Prado.

Ya no solo el ex presidente comenzó a recibir dólares directamente de Lucky Games S.A., ahora también se sumaba Pty Adventure Inc.

.Joyas del Mundo S.A.

La sociedad se constituyó el 14 de noviembre de 1989, según información del Registro Público. Varios años después de su nacimiento, el 17 de junio de 2005, se modificó la composición de su junta directiva .

El bufete de abogados encargado de gestionar los cambios fue Morgan & Morgan. En esa ocasión, asumió el puesto de presidente Carlos González Carrasquilla, mientras que todos los demás puestos fueron ocupados por empleados de ese estudio de abogados.

El 12 de abril de 2006, la sociedad abrió una cuenta corriente en el Banco Panameño de la Vivienda (Banvivienda). En el formulario de apertura de cuenta aparece nítida la firma de González Carrasquilla, quien se constituyó en el firmante de la cuenta junto con Mong Woo, el contador.

González Carrasquilla no fue el único firmante, pero sí el más conocido: él fue el supuesto presidente y único accionista de Lucky Games S.A. entre 2001 y 2007, según documentación oficial que reposa en la Junta de Control de Juegos. Sin embargo, los papeles decían una cosa y la realidad otra: González Carrasquilla resultó ser el testaferro que presentaron ante las autoridades –violando la ley– dos personas del entorno íntimo de Pérez Balladares: Thayer y Pretelt, quienes eran los verdaderos beneficiarios del dinero junto al ex mandatario.

Thayer es amigo y ex funcionario del gobierno del ex presidente y Pretelt está casado con una de sus hijas.

Una vez abierta la cuenta, González Carrasquilla comenzó a recibir y enviar dólares. Desde la cuenta de Joyas del Mundo S.A. se giraron constantes sumas de dinero a Shelf Holding Inc., la sociedad que controla Pérez Balladares.

Solo durante 2005 y 2006, Joyas del Mundo S.A. giró casi un millón de dólares a la cuenta que mantenía Shelf Holding Inc. en Banistmo. Los depósitos, según registros bancarios, se hacían todos los meses por un monto similar. Sin embargo, la operación no era directa: Joyas del Mundo S.A. emitía un cheque a nombre de Banistmo y el banco, luego, lo endosaba y depositaba en la cuenta de Shelf Holding Inc.

Joyas del Mundo S.A. continuó enviando dinero a Shelf Holding Inc. cuando esta sociedad abrió una segunda cuenta en Banvivienda. En esa ocasión, los pagos volvieron a ser repartidos entre tres: 18 mil dólares para Shelf Holding Inc., 25 mil dólares para Thayer y 22 mil dólares para Grupo Granate S.A., que maneja Pretelt. Como en el caso de Pty Adventure Inc., la división de dinero se hacía con exactitud matemática.

Ya no solo el ex presidente comenzó a recibir dólares directamente de Lucky Games S.A. y de Pty Adventure Inc., ahora también se sumaba Joyas del Mundo S.A.

.Kestel Management Inc.

La “hoja de vida” de Kestel Management Inc. en el Registro Público indica que la inscribió el bufete Morgan & Morgan el 3 de enero de 2000. El directorio está controlado por Pretelt, según información oficial. Como secretario de la sociedad fue nombrada otra sociedad que también opera Pretelt: Grupo Granate S.A.

El banco elegido para comenzar a mover dinero por el sistema bancario fue Banvivienda: el 17 de abril de 2006 se abrió una cuenta corriente, solo cinco días después de que Joyas del Mundo S.A. abriera la suya en la misma entidad financiera.

La oficial de cuenta que tramitó los documentos se encontró con una cara conocida cuando la persona que sería uno de los firmantes de la cuenta traspasó la puerta del banco: se trataba otra vez de González Carrasquilla, el supuesto “propietario” de Lucky Games S.A.

El otro firmante era, otra vez, Mong Woo, el contador.

Según el formulario de apertura de la cuenta, los ingresos de la sociedad provenían de “inversiones y deposito de dividendos”. En ningún momento se aclaró, sin embargo, de cuál empresa provenían esos “dividendos”.

Kestel Management Inc. recibió transferencias de Lucky Games S.A. y de las sociedades que tenían acciones minoritarias en Gaming & Services de Panamá, la empresa que controla la filial local de CIRSA y que ganó la licitación para operar 14 salas de máquinas tragamonedas en 1997, en el marco de la privatización de los casinos que promovió Pérez Balladares.

Hay, además, un cheque por 121 mil dólares que endosó y depositó en Kestel Management Inc. Samuel Elías Camarena, el ex presidente de Lucky Games S.A. entre 2007 y 2008, según los papeles que presentó la empresa ante la Junta de Control de Juegos. Sin embargo, fuentes del entorno de Pérez Balladares ubican a Camarena lejos de una oficina: aseguran que es el chofer de Pretelt.

Otra de las sociedades que alimentó la cuenta de Kestel ManagemeInc. fue Pty Adventure Inc., según registros bancarios. El círculo se completa con envíos de fondos desde Kestel Management Inc. hacia Shelf Holding Inc.

Ya no solo el ex presidente comenzó a recibir dólares directamente de Lucky Games S.A., de Pty Adventure Inc. y de Joyas del Mundo S.A., ahora también se sumaba Kestel Management Inc.

 

CIRSA se mantiene en silencio

El gerente general de CIRSA Panamá, Helios Navarro, prefirió el silencio. La Prensa le remitió el viernes pasado un correo electrónico con varias preguntas relacionadas con el envío de fondos de Lucky Games S.A. y Gaming & Services de Panamá –empresas que se fusionaron en 2007 y que administra y controla CIRSA– a las sociedades Shelf Holding Inc., Kestel Management Inc. y Pty Adventure Inc.

Sin embargo, Navarro no contestó el cuestionario al cierre de esta edición.

 

Weeden: ‘Shelf se creó luego de que cautelé’

El ex contralor Alvin Weeden pasa las hojas de los tomos de recortes periodísticos que acumuló durante su paso por la Contraloría (1999-2004). Hay de todo: reportajes, caricaturas, entrevistas y artículos de opinión. La mayor parte del compendio lo ocupa su pelea pública contra el ex presidente Ernesto Pérez Balladares.

Hoy Weeden está dispuesto a sumar más hojas a sus tomos. Sentado en la galería de su dúplex acusó a Pérez Balladares de haber adquirido su avión ejecutivo y su yate Mr Bull con dinero de las empresas de juego. “Vi documentos que así lo comprobaban”, aseguró.

Weeden durante su paso por la Contraloría investigó las cuentas y bienes de Pérez Balladares. Había llegado al nombre del ex presidente tras comprobar que éste depositó en una cuenta personal suya un cheque por 18 mil dólares de la empresa Ports Engineering & Consultants Corp. (PECC), a la que su propia administración otorgó una concesión directa en 1997. Para Weeden, detrás de la concesión a PECC se escondía un acto de corrupción, que luego fue admitido por el propio ex presidente de PECC Charles Jumet ante un juez de Estados Unidos.

Las sospechas de Weeden lo llevaron a ordenar –el 13 de noviembre de 2003– una medida cautelar a los bienes y dinero de Pérez Balladares. Una vez que los auditores de la Contraloría ingresaron a las cuentas del ex mandatario, se encontraron con alrededor de 20 millones de dólares (en una cuenta de la sociedad Callwood Participation Inc.), una cifra que Pérez Balladares no había incluido en su declaración jurada de bienes que entregó a la Contraloría tras salir del Palacio de las Garzas en 1999.

No obstante, un polémico fallo de la Corte Suprema interrumpió la investigación de Weeden. Y ordenó descongelar las cuentas del ex jefe de Estado.

“La Corte Suprema de Justicia me paró la investigación patrimonial de los 20 millones de dólares que la Contraloría tenía derecho a hacer por la declaración jurada de Pérez Balladares”, repasó Weeden.

Para el ex contralor los 20 millones de dólares que encontró en las cuentas del ex presidente provenían de Lucky Games S.A. “Mi apreciación personal es que esos dineros [los 20 millones de dólares] de esas cuentas que le encontramos provenían de la concesión de 1996 que se auto-otorgó Pérez Balladares a través de su yerno”, opinó Weeden.

Los dueños de Lucky Games S.A. resultaron ser Enrique Pretelt –yerno del ex jefe de Estado– y Roosevelt Lito Thayer, su amigo y ex funcionario de su gestión.

“Encontré evidencias que el barco y el avión [de Pérez Balladares] fueron comprados con dinero de esos 20 millones en una cuenta de la sociedad Callwood Participation Inc. que manejaba Pretelt y Pérez Balladares”, añadió.

Hay una línea temporal –afirmó Weeden– que une su pesquisa sobre el patrimonio de Pérez Balladares y el entramado de sociedades que recibieron fondos de Lucky Games S.A., principalmente Shelf Holding Inc.

Weeden incautó a Pérez Balladares el 13 de noviembre de 2003. Solo ocho días después –el 21 de noviembre– Shelf Holding Inc. abrió su primera cuenta bancaria en el extinto Primer Banco del Istmo.

“Shelf Holding Inc. se crea inmediatamente después de que cautelé las cuentas de Pérez Balladares en noviembre de 2003. Casualmente cambia todo, hacen una sociedad nueva”, señaló el ex contralor.

¿Existe un nexo entre su investigación y el dinero que recibió Pérez Balladares a través de Shelf Holding Inc.?

El fiscal que analiza el blanqueo de capitales debe mirar esta vinculación y averiguar cómo se alimentaba la sociedad Callwood Participation Inc.

 

Paso a paso, el escándalo de los juegos de azar

El siguiente es un resumen de la serie de reportajes de investigación que publicó este diario a partir del pasado 3 de agosto.

3 DE AGOSTO. La Prensa reveló que dos personas del círculo íntimo del ex presidente Ernesto Pérez Balladares (su yerno Enrique Pretelt y su amigo y ex ministro de su gobierno Roosevelt Lito Thayer) ocupan puestos en la junta directiva de Lucky Games S.A., una empresa que explota nueve salas de máquinas tragamonedas y a la cual la gestión de Pérez Balladares (1994-1999) le otorgó una concesión directa y gratuita en 1996. Lucky Games S.A. es administrada por la filial local del grupo español CIRSA. Aparte de aparecer allí, Thayer y Pretelt ocupan asientos en la junta directiva de otra empresa cuya mayoría accionaria tiene CIRSA: Gaming & Services de Panamá, que explota otras 14 salas de juego. Los allegados al ex jefe de Estado negaron cualquier vínculo accionario con las empresas.

4 DE AGOSTO. Lucky Games S.A. depositó fondos en una cuenta bancaria abierta por Shelf Holding Inc., una sociedad vinculada a Pérez Balladares y cuyos trámites bancarios estaban a cargo de una persona de su extrema confianza: Ricardo Caputo. Así lo reveló un reportaje de La Prensa.

5 DE AGOSTO. Pérez Balladares –a solo 18 días de dejar el poder– le adjudicó en forma directa a una empresa una concesión para explotar dos salas de juego de azar. El beneficiario fue su hermano Mario Pérez Balladares.

6 DE AGOSTO. El Gobierno le exigió a CIRSA que revele la identidad de los accionistas de Gaming & Services de Panamá S.A. y Lucky Games S.A. Contrario a lo dicho días antes, CIRSA admitió que es socia de Thayer y Pretelt en las dos empresas.

10 DE AGOSTO. La Prensa reveló que el titular de la cuenta de Shelf Holding Inc., que recibió en forma constante sumas de dinero de Lucky Games S.A., es Pérez Balladares. También que, a través de otra sociedad –Pty Adventure Inc.–, Shelf Holding Inc. recibió dinero del juego.

Además, el reportaje informó que fondos de Lucky Games S.A. terminaron en las cuentas de las sociedades propietarias de dos bienes de lujo de Pérez Balladares: su yate y su avión.

11 DE AGOSTO. La Fiscalía Tercera Anticorrupción abrió una investigación por supuesta delito contra la administración pública.

13 DE AGOSTO. Pérez Balladares envió a sus amistades un e-mail con su versión de los vínculos que lo unen con Lucky Games S.A. En la misiva, Pérez Balladares reconoció que su gestión otorgó a su amigo Thayer y a su yerno Pretelt una licencia para operar salas de juego. “El decir, que esas personas son allegadas no es mentira, la mentira es insinuar que se les hizo un favor especial al margen de la ley”, dijo. El ex presidente aseguró, asimismo, que nunca fue accionista de Lucky Games S.A., a pesar de que esa empresa giró dólares a Shelf Holding Inc. y, además, desvió fondos a las sociedades dueñas de su yate y su avión. Un día después, se presentó ante la Fiscalía Tercera Anticorrupción para brindar una declaración jurada.

17 DE AGOSTO. El Gobierno canceló las licencias de juegos que se dieron en forma directa durante la gestión de Pérez Balladares. También el Ejecutivo obligó a CIRSA a cerrar siete salas y a pagar 18 millones de dólares al Estado. Ese día, el ex presidente lanzó una advertencia a La Prensa: “voy a cobrar la cuenta”.

23 DE AGOSTO. Pérez Balladares volvió a lanzar amenazas. “Cuando uno va a dar golpes, los da y no los anuncia”, dijo, al ser consultado sobre la manera en cómo pretendía “saldar cuentas” con este diario.

7 DE SEPTIEMBRE.Pérez Balladares controló la chequera de la cuenta de Shelf Holding Inc., reveló La Prensa. El ex presidente dijo en declaraciones públicas que no era el “dueño” de Shelf Holding Inc. y agregó que no tenía por qué explicar los giros de dinero a esa sociedad por parte de Lucky Games S.A. Dijo: “es una cuestión familiar”.

5 DE OCTUBRE. La Fiscalía especial contra la Delincuencia Organizada abrió una pesquisa por supuesto blanqueo de capitales contra Shelf Holding Inc. y Pty Adventure Inc. Un día después, Pérez Balladares respondió: “Suponer que este servidor se pueda prestar para blanqueo de capitales no solo es absurdo, es estúpido”.

19 DE OCTUBRE. Se conoce que Shelf Holding Inc. no declaró rentas ante la Dirección General de Ingresos.

1 dic 2009

ESPAÑA ES FIRMANTE DE LA CONVENCIÓN PARA COMBATIR EL SOBORNO TRANSNACIONAL DE FUNCIONARIOS

Camuflaje de Pérez B. : de Banistmo a España

Lucky Games S.A. confeccionaba cheques a nombre del extinto Banistmo y luego el banco los endosaba y depositaba en la cuenta de Shelf Holding Inc.

 

SANTIAGO FASCETTO
UNIDAD DE INVESTIGACIÓN

sfascetto@prensa.com1299361

La triangulación de dinero proveniente de Lucky Games S.A. –que llegó hasta la cuenta personal del ex presidente Ernesto Pérez Balladares– tomó un nuevo giro. Registros bancarios a los que accedió La Prensa revelan manejos irregulares del desaparecido Primer Banco del Istmo (Banistmo) en la transferencia de dinero de Lucky Games S.A. a Shelf Holding Inc.

Los fondos que enviaba la empresa de juegos de azar hacia Shelf Holding Inc. se transferían en forma indirecta: Lucky Games S.A. le confeccionaba un cheque pagadero al propio Banistmo y, luego, la vicepresidenta de banca privada del banco lo endosaba en nombre de la entidad financiera y lo depositaba en Shelf Holding Inc.

La operación va en abierta contradicción con la práctica bancaria de la plaza, según tres banqueros consultados.

Por otro lado, la representación diplomática española en Panamá prefirió guardar cauteloso silencio en relación a la actuación que ha tenido en este escándalo el grupo español CIRSA, administrador y socio de Lucky Games S.A.

Los nexos entre CIRSA y Pérez Balladares podrían generarle un dolor de cabeza a la empresa española.

España, como miembro principal de la Comunidad Europea y signataria de la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económico, está en la obligación de sancionar el soborno de funcionario público extranjero “con una pena criminal efectiva, proporcionada y disuasiva”, tal y como lo establece la “Convención para Combatir el Soborno de Funcionarios Públicos Extranjeros en las Transacciones Comerciales”.

El soborno transnacional consiste en el ofrecimiento de dinero u otros beneficios, como favores, a un funcionario público de un Estado extranjero, sea en forma directa o mediante intermediarios, a fin de conseguir que ese funcionario realice un acto destinado a obtener un negocio o ventajas de naturaleza económica.

La Embajada de España en Panamá no quiso manifestarse en forma oficial sobre los nexos de la empresa ibérica con posible soborno internacional, aunque un alto funcionario de la sede diplomática dijo ayer a La Prensa que siguen el asunto con “preocupación”.

“No tenemos elementos de juicio para hacer una declaración pública porque no estamos informados, hay que evaluar los datos”, explicó el funcionario, quien pidió no ser identificado. Además de la participación de los ciudadanos españoles en el escándalo, las revelaciones han coincidido con la presencia de Pérez Balladares en Madrid.

 

VEA Pérez B. recibió fondos en su cuenta personal

Logo_LP_296x63-web

http://www.prensa.com/politica/Perez-recibio-fondos-cuenta-personal_0_2716228469.html

LUCKY GAMES EMITÍA CHEQUES A NOMBRE DE BANISTMO Y LUEGO LA OFICIAL DEL BANCO LOS ENDOSABA A FAVOR DE SHELF

Pérez B. recibió fondos en su cuenta personal

$160 mil giró desde Shelf Holding Inc. a su cuenta personal Ernesto Pérez Balladares. ¿Cómo desviaban el dinero?

TEMAS:

A la larga cadena bancaria que une a la empresa Lucky Games S.A. con el ex presidente Ernesto Pérez Balladares se le sumó otro eslabón: Shelf Holding Inc. giró fondos hacia la cuenta personal de Pérez Balladares abierta en el desaparecido Primer Banco del Istmo (Banistmo), hoy HSBC.

Así lo revelan documentos bancarios que fueron entregados a La Prensa por fuentes de entero crédito y verificados por investigaciones periodísticas que le siguen la pista a un entramado de sociedades creadas para recibir dinero del juego.

Shelf Holding Inc., que controla el ex presidente, recibió constantes sumas de dinero de Lucky Games S.A., empresa a la que el propio gobierno de Pérez Balladares otorgó una concesión directa y gratuita para explotar nueve salas de máquinas tragamonedas en 1996. Pero, según registros bancarios, parte de esos fondos no se quedaron en la cuenta de esa sociedad anónima en Banistmo, sino que terminaron en una cuenta personal de Pérez Balladares abierta en la misma entidad financiera.

Hay, al menos, dos movimientos bancarios en ese sentido: el 2 de junio de 2005 Shelf Holding Inc. confeccionó un cheque al portador por $100 mil que fue endosado y depositado horas después en la cuenta corriente del ex presidente.

El 9 de junio de 2006, un año después, hay otro giro de 60 mil dólares que terminó en la cuenta personal del ex jefe de Estado. El cheque también fue confeccionado al portador por Shelf Holding Inc. y luego endosado (ver facsímil).

El encargado de firmar los dos cheques por parte de Shelf Holding Inc. fue Vicente Calderón, un ex empleado de Lucky Games S.A., según registros oficiales a los que accedió La Prensa. Calderón fue la persona que abrió la cuenta bancaria de Shelf Holding Inc. en Banistmo el 21 de noviembre de 2003, según consta en el formulario de apertura de cuenta. Los números de Calderón no cierran: según fuentes de la Dirección General de Ingresos, Calderón declaró en años pasados ingresos mensuales de alrededor de 3 mil dólares. Respecto de su patrimonio, declaró tener unos 8 mil dólares.

Banistmo no le pidió a Calderón ninguna referencia adicional, a pesar de su limitado historial crediticio y su exigua solvencia. En esa cuenta, que firmaba Calderón, Shelf Holding Inc. movió casi tres millones de dólares durante los cuatro años que estuvo activa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *